Unidades Culturales

Las unidades culturales tienen las siguientes características:

Minutos de duración

Número de páginas

Minutos de ejercicios extra

Número de páginas totales

A1

60min

3

30min

39

A2

80min

4

30min

52

B1

100min

6

30min

78

B2

100min

8

30min

104

C1

100min

10

30min

130

C2

100min

10

30min

130

Las unidades culturales están distribuidas a través de los diferentes niveles que el alumno tiene que pasar hasta obtener una competencia nativa en una lengua. El material se presenta en tres fases ( aproximación, profundización, consolidación) que suponen una cierta forma de gradación en la presentación de los contenidos. Estas fases han sido gradadas en función del mayor o menor grado de universalidad, el mayor o menor grado de accesibilidad y la mayor o menor necesidad de uso.
Para su aprendizaje, hemos distribuido cada una de estas fases en dos niveles. Quedando de la siguiente manera:
Fase de aproximación:         A1 y A2.
Fase de profundización:     B1 y B2.
Fase de consolidación:         C1 y C2.
El número de unidades culturales son siempre iguales independientemente del nivel en el que se encuentre el alumno. Hay 13 unidades culturales por tema. Lo que varia es el tiempo asignado a cada unidad según el nivel en el que se encuentre el alumno. Evidentemente el numero de páginas a desarrollar también será diferente. Aumentando el numero de páginas según se vaya aumentando el tiempo que el alumno dispone para su estudio.
Hemos calculado que a un estudiante le cuesta unos 20 minutos leer una pagina (en el nivel A1) y progresivamente el alumno ira adquiriendo velocidad lectora hasta que en apenas unos minutos pueda leer una pagina. De todos modos, tampoco hemos querido extender a más de 10 páginas por unidad porque tampoco se trata de desarrollar una obra enciclopédica sobre un país. Se trata de ofrecer al alumno una visión general que le permita entender mucho mejor a los hablantes de la lengua que esta estudiando. Llegado a un punto en el que el alumno necesite más contenidos, lo que se puede hacer para completar la unidad cultural es incluir vídeos de youtube o similar que ademas le permitirán practicar otras destrezas, no solo la lectura.
De todos modos, este numero de páginas no es un número cerrado. Suponemos que habrá unidades que tendrán más contenido a desarrollar o serán mucho más interesantes de estudiar que otras. Por esto el objetivo es que el alumno una vez haya terminado los niveles A, haya estado expuesto a 100 paginas de contenido sociocultural. Cuando complete los niveles B, se le habrá ofrecido 200 páginas. Y por ultimo 250 páginas para cuando el alumno haya completado los niveles C.
Ademas del contenido que debe ser estudiado por el alumno, están las pruebas que se le van a hacer para evaluar su aprendizaje. Y asegurarnos de que realmente ha completado la unidad. Estas pruebas podrán ser ofrecidas de dos maneras diferentes.
Una manera de posibilitar la evaluación del alumno, será durante el estudio de la unidad. Podrán o no, haber pequeñas preguntas en función de la extensión del material de estudio. Completando así el tiempo de estudio previsto en el caso de que los contenidos teóricos no sean suficientemente extensos, o ampliando para aquellos alumnos que aunque hayan empleado el tiempo asignado a la unidad, deseen repasar lo aprendido.
El otro modo en que se evaluará el aprendizaje del alumno, será a través de pruebas de evaluación:
al final de cada unidad.
para grupos de unidades: 0 – 3; 4 – 6; 7 – 9 y 10 – 12 y nuevamente para las unidades 0-6 y 7-12.
y de manera final.
De este modo, dotamos a dichas pruebas de una versatilidad que nos permite su inclusión en cualquier tipo de evaluación general de la lengua.
Otro tema importante para la elaboración de los contenidos son los ejemplos que se describen en cada apartado. Será decisión del autor de los contenidos, el decidir que ejemplos corresponde a cada apartado, pero se deberá tener en cuenta a la hora de desarrollar el material, elegiremos aquellos ejemplos que más ayuden a comprender cómo se configura la identidad histórica y cultural de la comunidad a la que accede a través del aprendizaje de lengua. Bajo el título Referentes culturales, se está acotando considerablemente el campo de análisis, pues no se pretende ofrecer al alumno todos los aspectos que constituyen la identidad histórica y cultural de una sociedad, ni presentar de forma pormenorizada un desarrollo diacrónico de acontecimientos, lo que se pretende es proporcionar una visión general de aquellos referentes que han pasado a formar parte del acervo cultural de una comunidad.
Como hemos comentado al inicio, la organización del material es función de universalidad y de accesibilidad. No teniendo una correspondencia sistemática con los niveles de gradación establecidos en la dimensión lingüística del inventarío. Los criterios de gradación de los contenidos del inventarío según el criterio de Universalidad, se recogen en la fase de aproximación los aspectos de mayor universalidad y en la fase de consolidación los de menor universalidad. Así por ejemplo, en la fase de aproximación se recogen las ciudades con mayor proyección internacional, aunque por causas demográficas, económicas o políticas, sean menos importantes que otras que estarán recogidas en la fase de profundización.
Según el criterio de accesibilidad, los aspectos más accesibles se presentan en la fase de aproximación y los menos accesibles, en la de consolidación. El concepto de accesibilidad no se refiere solamente al hecho de que los alumnos puedan acceder a determinadas realidades o productos con mayor o menor facilidad (en fuentes documentales, internet, etc) sin también a su mayor frecuencia de aparición en España como en los países de origen de los alumnos.
Los saberes se refieren a los conocimientos concretos de tipo declarativo que responden a preguntas del tipo: qué es, dónde, cuándo, cómo, quién. Por ejemplo qué es una Merienda, dónde, cuándo y cómo se toma, quién la toma. Los saberes llevan asociados, como sucedía con los referentes culturales, una serie de creencias y valores que dan cuenta del efecto que tienen los contenidos descritos sobre los miembros de esa sociedad. Por ejemplo, las creencias y estereotipos relacionados con conceptos como madrugar, acostarse pronto o trasnochar.
Los comportamientos, por su parte, se describen poniendo en relación el contenidos y las situaciones de interacción. Son aspectos relacionados con las convenciones sociales en temas como la puntualidad, la hospitalidad, el modo de vestirse según la ocasión, los comportamientos no verbales asociados a determinadas situaciones, etc. Por ejemplo las convenciones sociales en el uso del transporte público o el comportamiento que se espera de un invitado en una comida o en una cena y el que el invitado espera del anfitrión.
Los saberes y comportamientos, no tienen una correspondencia sistemática con los niveles de gradación de dificultad establecidos en la dimensión lingüística del inventario. El criterio principal que se ha seguido para establecer la distribución en las tres fases es el de que los contenidos resulten más o menos necesarios para los contactos o interacciones de los alumnos.
Serán los autores de los contenidos, quienes en un segundo nivel de concreción curricular, decidirán qué exponentes presentar, a partir del análisis de las características de la situación de la enseñanza y aprendizaje y de las motivaciones, intereses y necesidades de los alumnos en cada estadio del proceso del aprendizaje.

Exercises


The exercises are not created yet. If you would like to get involve with their creation, be a contributor.


License

Books for Languages WhiteBook Copyright © 2018 by books4languages. All Rights Reserved.