Vocabulario

Es evidente que para aprender un idioma extranjero hay que aprender muchas palabras. Sin embargo, el aprendizaje del vocabulario no siempre ha sido la prioridad de los profesores de idiomas, prefiriendo enfocar sus clases en la gramática. Prestaban poca atención en su forma de enseñar vocabulario y también en la importancia de esta etapa, y dejaban sus alumnos memorizar listas de vocabulario sin cohesión ni orden. Recientes estudios han revelado que para aprender un nuevo idioma con éxito, hacía falta enfocarse también en el vocabulario, y también cambiar los métodos de aprendizaje conocidos que son ineficaces. Aunque parezca extraño a causa de los métodos que siempre hemos usado, el aprendizaje del vocabulario no solo consiste en memorizar una palabra, su pronunciación y su traducción.

Es cierto que aprender vocabulario es clave en el aprendizaje de un idioma. Sin embargo, aprender vocabulario no es tan simple como lo parece dado que hace falta esfuerzo y paciencia para poder memorizar hasta los términos más simples. Resulta difícil porque la enseñanza de una palabra no significa que uno la aprendió. En efecto, hacen falta varios encuentros con una palabra para aprenderla, o más bien memorizarla. El conocimiento inicial de una palabra es muy frágil, y las palabras aprendidas que no se usan pronto o a menudo se pierden. Es un fenómeno normal  que se conoce como “curva del olvido”. Por eso hace falta mucha repetición y practica para asegurarse de que una palabra se quede memorizada. Es una pérdida de tiempo para una persona estudiando un nuevo idioma aprenderse todas las palabras que se encuentra. En efecto, no todas las palabras son igualmente útiles, ya que unas aparecen más a menudo que otras en textos. Estas palabras recurrentes son dichas de “trabajo general” y son las que los estudiantes deben aprender primero antes de concentrarse en un vocabulario mas especifico como por ejemplo el de la medicina o de la economía. Las palabras que son más concretas y más cercanas a un concepto conocido, o que tienen una forma similar en la primera lengua, tienden a ser aprendido antes que las que son más abstractas y / o relativamente diferente de la primera lengua.

Un vocabulario básico es imprescindible, sin él las posibilidades para poder entender y comunicarse son casi inexistentes. No podemos entender nuestro entorno, y estamos constantemente con necesidad de apoyo de los medios visuales y gestuales, con el fin de tener cierto control sobre el mensaje. Como una persona famosa dijo una vez “con una gramática limitada, poco se puede decir, sin palabras, nada se puede decir”. Sin embargo los métodos de enseñanza de vocabulario se centran demasiado en los aspectos más simples del vocabulario. Se enfocan mucho en la adquisición del vocabulario, es decir su traducción y su pronunciación, pero hay que tener en cuenta de que para saber utilizar este vocabulario, también hace falta aprender sus usos y significados múltiples en el otro idioma, tal como las palabras con las que se pueden colocar y mucho más.

Estos métodos de aprendizaje de vocabulario son el resultado de años pasados concentrándose principalmente en la gramática. Se pensaba que para que los alumnos puedan decir o escribir cualquier cosa, necesitaban un marco en donde poner las palabras, este marco siendo la gramática. La creencia es que los estudiantes deben primero dominar los patrones de gramática y luego añadir las palabras. Esto llevó a una dominación en la enseñanza de idiomas de la estructura con una falta de énfasis en el correspondiente vocabulario. A pesar de esta filosofía, la importancia del vocabulario se está haciendo cada vez más clara, y nuevos métodos están siendo desarrollados para optimizar la memorización de las palabras y sus usos. Nos hemos dado cuenta de que sin palabras, los alumnos podrían decir y escribir muy poco a pesar de ser capaces de manipular estructuras gramaticales complejas. De hecho, las lenguas se componen de patrones de palabras y trozos de lenguaje, disponemos de cientos de inicios de frases, parte del lenguaje se compone de frases hechas que nunca cambian. Una gran cantidad de la lengua es formulista y no realmente basada en las gramáticas. Sabemos que aprender palabras se hace en dos etapas básicas. Primero se aprende el significado, la ortografía o el sonido, y después entender como  la palabra se diferencia de otras palabras, al conocer en qué contextos puede ser utilizado, si es un término cortés o argot, por saber cómo su significado cambia cuando se utiliza con diferentes palabras. Ambas cosas tienen que ser trabajadas, pero no podemos hacer frente a los aspectos más profundos del conocimiento de las palabras hasta que nos hayamos encontrado con la palabra y conocido primero su significado.

Sin embargo, la optimización del aprendizaje de idiomas no ha llegado a todos los organismos de enseñanza de España. La mayoría de los profesores de idiomas utilizan como modelos libros de texto y asumen que el plan propuesto es el correcto. Fiándose únicamente en el libro, los profesores no proponen un plan a largo plazo a sus alumnos. Solo se concentran en palabras independientes en lugar de colocaciones o frases léxicas, además de dar una definición y su deletreo, o la pronunciación, sin mencionar los aspectos más profundos del aprendizaje de las palabras. Para mejorar la enseñanza del vocabulario, los profesores de idiomas deben elaborar sus propios contenidos, teniendo en cuenta esta nueva dinámica de aprendizaje emergente. En primer lugar, los profesores deben seleccionar cuidadosamente las palabras, para enseñar con especial énfasis las palabras más frecuentes y útiles como esas palabras que tienen mayores significados. También se debe prestar especial atención a las palabras que son difíciles de aprender. Del mismo modo, esas palabras que son relativamente fáciles de aprender deben introducirse pronto para construir una base inicial de vocabulario como mencionado antes. En segundo lugar, como podemos garantizar que la mayoría de las palabras que enseñamos se perderán la “curva del olvido”, es esencial que las nuevas palabras se repitan poco después de la formación inicial, y se repitan a intervalos separados muchas veces y en muchos contextos a partir de entonces para cementarlas en la memoria. Por último, los ejercicios de vocabulario deberían centrarse en la profundización y la internalización de los conocimientos de las palabras, y deben hacer frente a las colocaciones y las unidades de varias palabras, no sólo palabras sueltas. El tipo de práctica en estas actividades permite a los alumnos identificar nuevas palabras o nuevas características de las palabras que ya conocen, así como dándoles oportunidades para interiorizarlas.

En My Language Skills, entendemos la nueva dinámica de aprendizaje de idiomas y queremos proporcionar a nuestros alumnos las mejores herramientas de aprendizaje posibles que les permitirá aprender un nuevo idioma de manera rápida y eficaz. Entendemos que es necesario un vocabulario de arranque porque sin él, el profesor o el curso no pueden ser entendidos en lengua extranjera. No podemos decir mucho en clase o con nuestros amigos extranjeros a menos que tengamos unas palabras para hacerlo. La construcción de un vocabulario de puesta en marcha permitirá al alumno gestionar su propio aprendizaje. Nuestra red de aprendizaje de idiomas On-Lingua propone una herramienta de aprendizaje de vocabulario que pone el acento sobre el vocabulario dicho de “trabajo general”, sobre la repetición de las palabras para una mejor memorización y limitar la curva del olvido”, y también sobre la colocación de cada palabras. Esto será posible gracias a un sistema de tarjetas de aprendizaje numérico que combine repetición inteligente y proporcione listas de vocabulario completas de acuerdo con el nivel de cada alumno.

Exercises


The exercises are not created yet. If you would like to get involve with their creation, be a contributor.


License

Books for Languages WhiteBook Copyright © 2018 by books4languages. All Rights Reserved.